¿En dónde lleva su detector de gas?

¿En dónde lleva su detector de gas?

Industrial Scientific | viernes, 26 de junio de 2020

¿En el casco, en el sostén de sensores, en el cinturón o en el zapato? Si les pregunta a los trabajadores en dónde colocan sus detectores de gases, recibirá muchas respuestas, con muchas justificaciones distintas.

La confusión proviene de la falsa idea de que existe un “rango de detección”. Un rango de detección se describe como la distancia desde la cual un monitor de gases personal puede detectar el gas; por ejemplo, “mi detector de gas percibe gases a una distancia 10 pies”.

Evitar las sorpresas
en la detección de gases

Alerta en pantalla del Ventis Pro5

¿Necesita orientación? Este libro blanco cubre
la tecnología que simplifica la detección de gases.

Descargar el libro blanco

Sin embargo, la realidad es que los gases deben entrar en contacto con los sensores de un instrumento para poder detectarlos.

Debe estar pensando “para eso sirve la bomba”, pero esa lógica también tiene sus desventajas. Piénselo de esta forma: un instrumento con bomba atrae entre 250 y 500 ml de aire por minuto. Un hombre adulto inhala normalmente 30 litros de aire por minutos mientras camina. Por lo tanto, una bomba necesitaría ser entre 60 y 120 veces más potente para igualar esa cantidad de respiración humana. En consecuencia, los detectores de gases se deben usar en la zona de respiración del usuario, que la OSHA define como “un hemisferio delante de los hombros dentro de un radio de aproximadamente seis a nueve pulgadas”. El sostén de sensores, la solapa o el bolsillo delantero suelen cumplir con esos criterios. También mantienen el instrumento visible para que pueda ver bien las alertas, cuando la audición se ve afectada en ambientes de mucho ruido.

¿Qué ocurre cuando trabaja en un ambiente que contiene H2S? Si tenemos en cuenta que es más pesado que el aire, ¿debe usar el monitor en una parte inferior del cuerpo, sujeto a un zapato o al cinturón? El gas se podría detectar más rápido, pero la probabilidad de que el detector de gas se caiga o se dañe, o de que no pueda escuchar la alarma, hace que esta práctica no sea muy segura. Cuando se trata de su seguridad, ¿por qué arriesgarse? Lleve el detector de gas en la zona de respiración y corrija a cualquier persona que hable sobre “rangos de detección” para la supervisión personal de gases.

Y lo más importante, manténgase seguro.

¿Tiene alguna pregunta sobre detección de gases? Envíelas en la sección Preguntarles a los expertos.