Where To Buy Contact Options
Icono de teléfono
¿Tiene preguntas? Contáctenos
1-800-338-3287
Talk to an Expert
mobile menu icon mobile menu close icon

Cuando los bomberos atacan una estructura de incendios, los peligros para la vida y la salud son obvios. Las llamas, el fuego y el calor extremo son recordatorios claros de que el descuido puede causar consecuencias trágicas. Cuando se apaga el incendio, sin embargo, la operación cambia hacia la fase de rutina de rescate e inspección. En este punto, los primeros intervinientes pueden tener una falsa sensación de seguridad porque el peligro más grave es invisible: los gases tóxicos del ambiente.

Las investigaciones han demostrado que estas toxinas se presentan en niveles alarmantes después de que se ha apagado el fuego. Pero como la mayoría de los bomberos no llevan detectores de gases portátiles, es probable que no conozcan el peligro y que se quiten la máscara del equipo de respiración autónoma y se arriesguen a inhalar vapores tóxicos.

El humo del fuego contiene una mezcla compleja de toxinas, y el ácido cianhídrico (HCN) puede considerarse como uno de los más comunes y peligrosos. Si bien el monóxido de carbono (CO) suele llevarse la atención, normalmente está acompañado por el HCN y juntos se los conoce como “gemelos tóxicos”. Ambos son asfixiantes, es decir, que interfieren con la capacidad del cuerpo para procesar el oxígeno. Individualmente, son peligrosos. Juntos, son mortales.

Históricamente, el HCN no era un problema después de un incendio en un hogar. Pero como en la industria de la construcción se comenzó a reemplazar a los materiales naturales por materiales sintéticos, el HCN se volvió más prevalente. Cuando se calientan, estas fibras y productos basados en petróleo emiten HCN en niveles no vistos por los primeros bomberos.

Fire_1200x628

¿Qué tan peligrosa es la exposición al gas HCN?

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (National Institute for Occupational Safety and Health, NIOSH) ha determinado que a 50 ppm, el HCN puede hacer que una persona no pueda escapar a un lugar seguro, y por lo tanto, presenta un peligro inmediato para la vida y la salud (IDLH). Pero incluso a niveles mucho más bajos, los efectos a largo plazo para la salud son preocupantes. A solo 4,7 ppm, la exposición se debe limitar a quince minutos por día.

Después de un incendio, no es poco común que los bomberos experimenten dolores de cabeza, dolores de garganta y náuseas. Desafortunadamente, pocos bomberos relacionan estos síntomas con inhalar gases tóxicos. Según los Centros para el Control de Enfermedades, los primeros síntomas de la intoxicación con cianuro incluyen mareos, respiración rápida, náuseas, vómitos, sensación de constricción del cuello y sofocación, confusión, agitación y ansiedad.1

Si bien una sola exposición a altas concentraciones de HCN es causa de preocupación, la repetición de exposiciones durante la vida como bombero genera un daño a largo plazo en el cuerpo humano. Cada exposición daña las células, y el corazón, el cerebro y el sistema nervioso son propensos a la degradación. Es por eso que es importante supervisar las concentraciones de gases durante la inspección.

¿Cuándo es seguro quitarse el equipo de respiración autónoma?

Teniendo en cuenta los peligros que presenta el HCN y otros gases tóxicos, ¿cómo sabe cuándo es seguro quitarse el equipo de respiración autónoma?

Una solución es capacitar a los bomberos para que siempre lleven los equipos de respiración autónoma durante la supervisión. El problema con este abordaje es obvio: el equipo genera calor y es restrictivo. Cuando las prácticas de seguridad son onerosas, sin importar las buenas intenciones, las personas suelen ignorarlas.

Una mejor solución es usar el equipo de respiración autónoma cuando las condiciones atmosféricas lo requieran. Esto significa llevar un detector de gases portátil que emita una alarma cuando el HCN u otros gases se eleven a niveles peligrosos.

En Industrial Scientific, nuestros detectores portátiles de gases están diseñados para este tipo de aplicación. El monitor multigás Ventis® Pro5 es ideal para supervisar el HCN y otros gases durante la supervisión porque sus notificaciones personalizadas crean instrucciones de seguridad claras y sencillas. Por ejemplo, puede configurar el monitor para que muestre “Usar equipo de respiración autónoma” cuando el HCN u otros gases lleguen a niveles peligrosos. Esto elimina las dudas sobre cómo responder. Usar el Ventis Pro5 para supervisar las concentraciones de gases durante la inspección también significa que solo necesita un medidor para monitorear hasta cinco gases. Además de los sensores de monóxido de carbono (CO) y ácido cianhídrico (HCN), el departamento de bomberos suele usar sensores de límite inferior de explosividad (LEL), oxígeno (O2), monóxido de carbono (CO) y sulfuro de hidrógeno (H2S). Industrial Scientific ofrece una amplia selección de sensores adicionales, por lo que podrá elegir los que son más relevantes para los peligros a los que se podría enfrentar su departamento.

Obtenga más información sobre la línea completa de soluciones de detección de gases para los equipos de respuesta ante emergencias e incendios de Industrial Scientific.

https://www.cdc.gov/niosh/ershdb/emergencyresponsecard_29750038.html