Where To Buy Contact Options
Icono de teléfono
¿Tiene preguntas? Contáctenos
1-800-338-3287
Talk to an Expert
mobile menu icon mobile menu close icon

Muchas cosas pueden suceder en cuatro minutos, especialmente cuando esos cuatro minutos transcurren en un espacio confinado. Los espacios confinados son propensos al desplazamiento de oxígeno y, después de solo cuatro minutos sin oxígeno, puede experimentar daño cerebral o incluso la muerte. Entonces, no sorprende que los espacios confinados sean la principal causa de muertes múltiples en el lugar de trabajo. Es por eso que es tan importante tomar medidas adicionales para garantizar la seguridad en espacios confinados.

 Es un cuento de terror muy viejo: un trabajador ingresa en un espacio confinado, probablemente para realizar tareas de mantenimiento y reparación de rutina, y hay un riesgo atmosférico presente. Cuando la persona que ingresa no responde al encargado de supervisar, su supervisor y sus compañeros se preocupan, entonces uno de ellos ingresa en el espacio confinado para comprobar cómo está la primera persona que ingresó, pero también enfrenta el mismo peligro de gas.  Desafortunadamente, esta situación es demasiado frecuente: el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (Institute for Occupational Safety and Health, NIOSH) informa que el 60 % de las muertes en espacios confinados corresponden a estos “potenciales” rescatistas que ingresan a un espacio confinado sin comprender los peligros que hay dentro.

Cuando los trabajadores en espacios confinados necesitan su ayuda, usted no puede actuar impulsivamente: debe estar preparado y tener un plan mucho antes de que el primer trabajador ingrese en un espacio confinado. Al momento de crear un plan de ingreso a un espacio confinado, hay cinco mejores prácticas que debe tener en cuenta.

Mejor práctica 1: Tenga un plan

Para crear un plan, primero necesita comprender las reglas y reglamentaciones para ingresar a un espacio confinado. Luego, cree un procedimiento claro por escrito que sus trabajadores puedan seguir.

Pero eso no es todo. También debe capacitar a sus trabajadores con respecto a este plan. El 85 % de las muertes en espacios confinados se producen en personas que no habían recibido capacitación; por lo tanto, es fundamental que su equipo esté capacitado y comprenda la manera de evaluar en forma segura la atmósfera dentro de un espacio confinado.

Mejor práctica 2: Conozca los peligros que enfrenta

Conocer los peligros de gases que podría haber en un espacio confinado es crítico para reducir el riesgo. Una vez que sabe cuáles son los peligros de gases que puede haber, puede crear un plan minucioso para detectarlos. Debe identificar los peligros potenciales antes del ingreso a cada espacio confinado, porque todos los espacios son diferentes.

También es importante conocer los peligros que puede haber para que los trabajadores puedan responder en forma segura. Muy a menudo, los trabajadores ignoran las alarmas porque creen que es una falsa alarma: esta es una práctica extremadamente riesgosa. Conocer los peligros de gases potenciales con anticipación puede ayudar a que los trabajadores se tomen con más seriedad las alarmas.

Mejor práctica 3: Realice pruebas funcionales, ponga en cero y calibre

Una vez que conoce los peligros que enfrenta, puede seleccionar herramientas para identificarlos. Una herramienta esencial que necesita cuando ingresa a un espacio confinado es un detector de gases con los sensores adecuados para su aplicación. Pero una vez que selecciona los sensores adecuados, igualmente necesita confirmar que su monitor esté funcionando correctamente.

Necesita realizar pruebas funcionales, poner en cero y calibrar esos sensores: omitir tan solo uno de estos pasos lo pone en riesgo de ingresar en un espacio confinado sin un detector de gases que pueda alertarlo de los peligros mortales. Las pruebas funcionales le muestran si los sensores pueden identificar gases y si las alarmas y las alertas en pantalla funcionan, mientras que la calibración le muestra si el detector de gases lee con precisión las concentraciones de gas. Poner en cero el detector de gases en aire puro y limpio le garantiza que ha establecido un valor inicial preciso para las lecturas.

Mejor práctica 4: Use una bomba de muestreo

Aunque esto puede parecer fundamental, también es importante: el detector de gases que utiliza para el muestreo previo al ingreso debe estar equipado con una bomba de muestreo para extraer aire del espacio confinado al detector de gases.

linkedin-In-Stream_Wide___RAY_2866-2

Cuando los trabajadores enfrentan la presión de realizar un trabajo rápidamente, es fácil tomar atajos. Un error común que vemos es que los trabajadores atan el detector de gases a una cuerda y lo dejan caer en el espacio confinado, y luego lo retiran. Esto no siempre detecta los peligros de gases. En cambio, puede dañar su monitor de gases, lo cual puede afectar funciones críticas y generar reparaciones costosas.

Puede evitar esto fácilmente con una bomba de muestreo. También se recomienda que siga la regla de 2 x 2, que consiste en verificar los niveles durante dos minutos más dos segundos por cada pie de tubería. Por ejemplo, si usa 20 pies de tubería, realizaría una prueba durante dos minutos y 40 segundos para garantizar que el detector de gases tenga tiempo suficiente para leer la atmósfera.

Mejor práctica 5: Supervise continuamente

No es suficiente comprobar si hay peligros de gases en el espacio confinado y luego dejar su monitor en el camión. Las condiciones en los espacios confinados cambian en forma rápida y drástica, lo cual expone a los trabajadores a nuevos peligros. Supervisar continuamente el espacio confinado es una de las mejores cosas que puede hacer para evitar accidentes.

ConfinedSpace-1

Como muchos gases peligrosos son más pesados que el aire, llenan el espacio de abajo hacia arriba. Si la persona que ingresa está de pie en un espacio confinado y este empieza a llenarse de un gas, la supervisión continua con un detector de gases con bomba puede alertarlos a usted y a la persona antes de que el gas llegue a la persona que está dentro. Esto le permite salir en forma segura del espacio confinado.

¿Pero cómo sabrán los demás si la persona que ingresa en un espacio confinado está en riesgo? Los monitores de área, como el Radius® BZ1, pueden ayudar porque proporcionan alarmas auditivas y visuales claras, de modo que todos los que están en el área sepan que hay un peligro de gas. Puede llevar esta función un paso más allá con la supervisión en vivo. La supervisión en vivo permite que cualquier persona, desde cualquier lugar, reciba una alerta cuando un peligro de gas pone en riesgo a los trabajadores, de modo que todos puedan responder en consecuencia.

Se estima que, cada semana, dos trabajadores que ingresan en un espacio confinado no regresan a salvo a sus hogares. ¿Está haciendo todo lo posible para asegurar que esto no le pase a su gente? Mire nuestro seminario web, “Mejores prácticas para supervisar los peligros relacionados con gases en espacios confinados”, para obtener más información sobre seguridad en espacios confinados.