Where To Buy Contact Options
Icono de teléfono
¿Tiene preguntas? Contáctenos
1-800-338-3287
Talk to an Expert
mobile menu icon mobile menu close icon

La respuesta corta es no, no todos los sensores de monóxido de carbono (CO) son lo mismo. Los sensores de CO se encuentran en monitores de gases que utilizan los trabajadores que realizan actividades en entornos donde podría haber gas CO tóxico presente. Como el CO es el resultado de una combustión incompleta, puede estar en la mayoría de las industrias y representa una gran amenaza para los trabajadores en la actualidad. Si bien la mayoría de los sensores de CO tienen la misma base electroquímica, hay muchos tipos de sensores de CO diferentes.  Conocer los distintos tipos y las ventajas y desventajas específicas de cada uno es fundamental a la hora de seleccionar el sensor de CO adecuado para su aplicación.

Si ha buscado en el mercado un detector de gas que supervise el CO, probablemente se ha cruzado con los siguientes nombres de sensores de CO: CO, CO alto, COSH, CO/H2 bajo y CO/H2 nulo. ¿Cuál es la diferencia, se preguntará? En este artículo, se definirá cada tipo de sensor de CO, seguido de las aplicaciones en las cuales es ideal el uso de un tipo en particular.

El sensor de CO estándar es el tipo de sensor de CO de uso más frecuente. Si bien mide CO y suele incluir un filtro de sulfuro de hidrógeno (H2S) para eliminar la interferencia cruzada del H2S, es susceptible a la interferencia cruzada de otros gases, principalmente al hidrógeno. Al usar el sensor de CO estándar, se debe tener en cuenta si podría haber otros gases presentes en las instalaciones que pudieran interferir con las lecturas de este sensor. Otra cosa a evaluar es el rango de medición del sensor. Un sensor de CO estándar mide hasta 1000 o 1500 ppm (partes por millón), que podría no ser suficiente para todas las aplicaciones e industrias, como las aplicaciones de rescate de minas o la industria del acero.

El sensor de CO alto o CO de rango alto no es de uso tan frecuente en la industria general, pero sí lo es en industrias como la del acero y la minería o el rescate de minas. En lugar del rango de medición típico de 1000 o 1500 ppm, este sensor puede medir monóxido de carbono en concentraciones de hasta 9999 ppm. Cuando las instalaciones tienen procesos que emanan altas concentraciones de CO y los trabajadores realizan operaciones con suministro de aire, estos sensores a menudo son la opción elegida.

El sensor de COSH, también conocido como CO/H2S, normalmente se usa para detectar CO. Este sensor es una combinación de un sensor de monóxido de carbono más un sensor de sulfuro de hidrógeno, y ambos sensores están ubicados en un mismo alojamiento. Este sensor incluye un electrodo sensor dedicado a detectar monóxido de carbono y un segundo electrodo sensor dedicado a detectar sulfuro de hidrógeno. Estos sensores comúnmente se usan para detectar cuatro gases con tres ranuras de sensores, o bien para detectar seis gases con cinco ranuras de sensores. Si bien esto es sumamente conveniente y útil para lograr monitores de gases de tamaño más pequeño, se debe recordar que, como este sensor debe permitir que ambos gases se difundan en él, no incluirá el filtro de H2S. El filtro de H2S se incluye en todos los demás sensores de CO mencionados en este artículo. En esta instancia, hay un equilibrio entre el tamaño del monitor de gas y la sensibilidad cruzada del sensor al sulfuro de hidrógeno.

Los términos sensor de CO/H2 bajo y sensor de CO/H2 nulo a menudo se usan indistintamente, pero en realidad son diferentes. Ambos indican que el sensor está diseñado para reducir la interferencia cruzada del hidrógeno (H2) en la lectura del sensor de CO. El sensor de CO/H2 bajo logra esta interferencia cruzada reducida del hidrógeno usando dos electrodos y un catalizador especial con una sensibilidad más baja al hidrógeno. El sensor de CO/H2 nulo usa cuatro electrodos y, en realidad, es un sensor de combinación (similar al sensor de COSH). Incluye un electrodo sensor dedicado a detectar CO y un segundo electrodo sensor dedicado a detectar H2. El sensor de CO/H2 nulo mide las concentraciones de gas CO y H2 por separado y luego resta matemáticamente la lectura de gas H2 de la lectura de gas CO.

welding

Es fundamental que, en ambientes donde haya presentes niveles importantes de hidrógeno, mida el CO usando un sensor de CO/H2 bajo o uno de CO/H2 nulo. Hagamos unas cuentas para mostrar por qué. Si se expusieran 100 ppm de H2 a un sensor de CO que no es de tipo CO/H2 bajo ni de CO/H2 nulo, el sensor interpretaría las 100 ppm de H2 como 22 ppm de CO por la sensibilidad cruzada del sensor de CO al H2. Las acerías y las plantas de energía son ejemplos de instalaciones en las que comúnmente se usan sensores de CO/H2 bajo o CO/H2 nulo.

Un par de comentarios más acerca de los sensores de CO/H2 bajo. Un sensor de CO/H2 bajo normalmente tiene 5  % o menos de interferencia cruzada de gas H2. Volviendo al ejemplo, un sensor de CO estándar interpretaría y mostraría 22 ppm de CO si hubiera presentes 100 ppm de H2 en el ambiente. Un sensor de CO/H2 bajo con 5  % o menos de interferencia cruzada de gas H2 mostraría 5 ppm o menos de CO si hubiera presentes 100 ppm de H2 en el ambiente.

Ahora, algunos agregados más acerca de los sensores de CO/H2 nulo. El sensor de CO/H2 nulo hace todo lo posible por anular completamente el efecto del H2 en el sensor de CO. En la práctica, un sensor de CO/H2 nulo normalmente tiene 1  % o menos de interferencia cruzada de H2. Volviendo al ejemplo nuevamente, un sensor de CO estándar expuesto a 100 ppm de H2 lo interpretaría como 22 ppm de CO.  Un sensor de CO/H2 bajo expuesto a 100 ppm de H2 lo interpretaría y mostraría como 5 ppm o menos de CO. El sensor de CO/H2 nulo expuesto a 100 ppm de H2 lo interpretaría y mostraría como 1 ppm o menos de CO.

Claramente, para ambientes con concentraciones de H2 alto, los sensores de CO/H2 bajo y CO/H2 nulo pueden evitar las falsas alarmas y aportar un mayor nivel de tranquilidad de que la lectura de CO que se muestra no está influenciada por niveles de gas H2 de fondo.

Ahora que conoce las diferencias entre los distintos tipos de sensores de CO, quizás se pregunte: ¿y si estoy usando un sensor de CO equivocado para mi aplicación? ¿Cuál es el riesgo? Bueno, si el sensor de CO no tiene el alcance suficiente para su aplicación, podría no tener datos suficientes con respecto a una potencial exposición y un operador que trabaja con ese suministro de aire podría intoxicarse. Y en lo relativo a las falsas alarmas por gases de interferencia cruzada, la principal preocupación es que las falsas alarmas hagan que los trabajadores pierdan confianza en las lecturas de gases y a la larga continúen trabajando en áreas sin el equipo de protección personal adecuado o no evacuen el área cuando sea necesario.

Es probable que después de leer este artículo conozca mejor los sensores de CO, pero no caben dudas de que los sensores son complejos y que seleccionar el más adecuado puede representar un desafío. Entonces, para simplificar, hay tres cosas que se deben tener en cuenta al elegir un sensor de CO: su aplicación, los niveles de gas CO y la posibilidad de que haya gases de interferencia cruzada de fondo presentes. Si sigue teniendo dudas respecto de qué sensor de CO usar, siempre es mejor consultar a su proveedor de equipos de detección de gases para que le aporte la mejor recomendación.

Este artículo fue incluido en la edición de septiembre de 2014 de la revista ISHN.