Información importante sobre los peligros relacionados con gases en plantas de celulosa y papel

Información importante sobre los peligros relacionados con gases en plantas de celulosa y papel

Gregg Bako | martes, 28 de julio de 2020

La mayoría de nosotros hemos garabateado en papel por más tiempo del que recordamos. A lo largo del día, utilizamos productos de papel de todo tipo. Cajas de cereales, toallas de papel, papel higiénico, revistas, envoltorios de comida rápida, bolsas de papel, papel de impresora, empapelados: ¡la lista de productos de papel que nos encontramos en un día es interminable! Sin embargo, no muchos nos detenemos a pensar sobre el proceso necesario para convertir los árboles en esos productos de papel que utilizamos. Y, desde ya, no nos detenemos a pensar en los peligros involucrados en el proceso de fabricación de esos productos.

La realidad es que las mismas plantas de papel que fabrican productos cotidianos inocuos también tienen algunos peligros serios en el proceso de producción. Algunos de esos peligros relacionados con gases incluyen los siguientes:

El proceso de fabricación de papel comienza cuando la madera se descorteza y se hace viruta. Esa viruta se desintegra con vapor, presión y sustancias químicas en unidades digestoras. Cuando se desintegra la madera, se separa la celulosa; este es el momento en que podría haber exposición al gas sulfuro de hidrógeno.

Una vez que se separó la celulosa, puede pasarse por varios procesos de blanqueamiento donde se utilizan cloro y dióxido de cloro para transformar la pasta original color marrón en el tono blanco brillante en el que pensamos cuando nos imaginamos un papel. Para eliminar el exceso de cloro del proceso de blanqueamiento, se utiliza dióxido de azufre para lavar la celulosa y ayudar a mantener el color en el papel una vez blanqueado. El sulfuro de hidrógeno, el dióxido de azufre, el cloro y el dióxido de cloro pueden ser extremadamente peligrosos, incluso en concentraciones bajas. Al igual que muchos otros procesos industriales, la fabricación de papel también requiere calderas para alimentar su funcionamiento; y, toda vez que hay combustión, hay posibilidad de exposición al gas monóxido de carbono.

Los mejores programas de supervisión de gases para fábricas de celulosa y papel

Entonces, ¿cómo podemos hacer más segura la fabricación de papel? Utilizar monitores multigás personales, monitores de área y tecnología de supervisión en vivo es un buen punto de partida.

Libro digital para compradores

Obtenga información sobre cómo elegir los detectores
de gases adecuados para proteger a sus trabajadores y su planta.

Descargue el libro digital

Contar con un monitor multigás portátil configurado con sensores de peligros relacionados con gases que pueden aparecer garantiza que tenga conocimiento de esos peligros cuando ingresa en las instalaciones. Un dispositivo que puede supervisar hasta seis gases, como el MX6 iBrid®, puede configurarse para supervisar los niveles de oxígeno, gases combustibles, monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno, cloro y dióxido de cloro. Al supervisar estos gases comunes en un dispositivo, obtiene visibilidad de todo el espectro de peligros que hay en una planta de celulosa y papel, lo que reduce drásticamente la probabilidad de alcanzar niveles peligrosos de estos gases. Si pasa con frecuencia por diferentes áreas de la planta, puede cambiar fácilmente el monitor de supervisión personal a muestreo remoto con una bomba. Ya no necesita detenerse y buscar equipos adicionales cuando ingresa a diferentes departamentos de la planta.

Mientras que el MX6 iBrid le muestra seis lecturas de gases a la vez para cuidar la seguridad, el Ventis® Pro5 mejora su seguridad porque supervisa los niveles de gases y lo conecta con otras personas. El Ventis Pro5 puede supervisar hasta cinco gases e incluye sensores de oxígeno, gases combustibles, monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y cloro en un monitor de gases con bomba o personal. El monitor multigás puede transmitir las lecturas de gases, las alarmas de hombre caído e incluso alarmas de pánico a otros dispositivos en forma inalámbrica dentro de su área, de modo que sus pares siempre saben cuándo necesita ayuda.

Las alarmas de los monitores Ventis Pro5 incluso pueden compartirse con los monitores de área Radius® BZ1 (y viceversa) para brindar un sistema de notificación completo en la planta. Los monitores de área Radius BZ1 pueden ubicarse como monitores de área colindante o colocarse en todas las áreas del proceso para realizar la supervisión de gases, especialmente durante los períodos de parada de mantenimiento cuando se está realizando trabajo de mantenimiento importante. En combinación con el software de modelado de pluma dinámico SAFER One, puede localizar de manera rápida y fácil las fugas y las pérdidas, y modelar su recorrido futuro.

Adicionalmente, el Ventis Pro5 y el Radius BZ1 pueden combinarse entre sí con software de supervisión en vivo (por medio de un paquete de batería con Wi-Fi o de RGX™ Gateway) para enviar las lecturas de gases, información de alarmas y ubicación en tiempo real a los supervisores o el personal de respuesta en toda la planta. Estos contactos pueden configurarse para notificar alertas instantáneas cada vez que alguien en la planta necesita asistencia de emergencia, lo que mejora enormemente el tiempo de respuesta en casos en que cada segundo marca la diferencia entre una tragedia y la operación normal.

A pesar de los numerosos peligros relacionados con gases inherentes a la industria de celulosa y papel, las papeleras en la actualidad cuentan con opciones para ayudarlos a usted y a otros trabajadores. El hardware y el software de detección de gases no solo pueden detectar peligros, sino que también transmiten esa información rápidamente para que las personas relevantes puedan tomar medidas. Contamos con la tecnología necesaria para brindar un entorno de trabajo más seguro para los trabajadores de la industria de celulosa y papel, y es momento de utilizarla.