Supervisión de cinco gases: detección avanzada para industrias peligrosas

Supervisión de cinco gases: detección avanzada para industrias peligrosas

Jackie Cappucci | viernes, 26 de junio de 2020

Peligros de gases. Casi todas las industrias los tienen. ¿Está supervisando los que podrían detener sus operaciones?

En un día cualquiera, los trabajadores tienen el potencial de encontrarse con peligros de gases que pueden ser una amenaza y que pueden poner en riesgo sus proyectos o negocios. Desafortunadamente, no puede ver ni oler muchos de estos peligros, y si puede, podría ser demasiado tarde. Es por eso que necesita detectores de gases. Los detectores de gases personales supervisan continuamente la composición del aire en la zona de respiración para darle el conocimiento que necesita para protegerse a sí mismo y tomar decisiones inteligentes.

Si bien no existe un monitor de gases que ofrezca una solución milagrosa que detecte todas las combinaciones posibles de peligros de gases, un monitor multigás es un buen punto de partida. Usar un monitor de gases correctamente configurado, como el Ventis® Pro5, le permite mejorar el nivel de detección y le da más consciencia sobre los peligros que lo rodean.

Los gases peligrosos que debe supervisar varían según la industria, por lo que la combinación de sensores que elija para una aplicación podría no brindarle la misma cobertura de detección en otra. Para una detección precisa, personalice sus sensores para supervisar los gases que es más probable que se encuentre en su aplicación o aquellos que podrían presentar un mayor peligro si estuvieran presentes.

Revise la información que se encuentra a continuación para determinar qué gases debe supervisar en su industria.

Pulpa y papel, tratamiento de aguas, astilleros

Las principales preocupaciones de gases son metano (CH4), sulfuro de hidrógeno (H2S) y la falta de oxígeno. El sulfuro de hidrógeno y el metano se liberan cuando se descomponen los materiales orgánicos, y su acumulación puede causar falta de oxígeno y explotar si se vincula con una fuente de ignición.

Podrían existir peligros de gases adicionales presentes que son demasiados para nombrar. Además de los peligros de los tres principales gases, están los peligros que implican las sustancias químicas depuradoras, como el amoníaco (NH3), el cloro (Cl2) o el dióxido de cloro (ClO2) que se utilizan en la descontaminación de los desechos y las aguas residuales. Además, los desechos de la base industrial en la comunidad podrían contener varias cantidades de gases tóxicos o explosivos.

Refinamiento químico

Los procesos de refinamiento químico suelen involucrar materiales peligrosos con puntos de inflamación muy bajos, límites inferiores de explosividad (LEL) bajos y un amplio rango inflamable/explosivo. El LEL es la concentración más baja de un gas o vapor en el aire que se quemará cuando se lo expone a una fuente de ignición. Para muchos gases inflamables, el LEL es menor al 5  % por volumen, por lo que existe un riesgo más alto incluso cuando concentraciones relativamente pequeñas del gas escapan a la atmósfera.

Los gases tóxicos que se usan en la refinería química, como el amoníaco (NH3) y el cloro (Cl2), se suelen detectar en niveles de volumen de -100 ppm (0,01  %) para proteger al personal y por lo tanto se detectan con distintos tipos de sensores. El amoníaco, un gas incoloro con un olor acre, es un químico que se usa ampliamente en una variedad de ambientes industriales. Cuando se lo combina con algunas sustancias, como el cloro, reacciona explosivamente.

Alimento y bebidas

Es probable que el gas más común en la industria de alimentos y bebidas sea el dióxido de carbono (CO2). El dióxido de carbono se usa frecuentemente para darle carbonatación a las bebidas y mantener los artículos fríos en forma de hielo seco, y se produce al fermentar agentes como las levaduras. Como el dióxido de carbono es más pesado que el aire, puede causar sofocación cuando se presenta en altas concentraciones, y se supervisa mejor cuando se combina con el oxígeno.

Las empresas de alimentos y bebidas utilizan muchas toneladas de amoníaco (NH3) para refrigeración, congelamiento instantáneo y almacenamiento a granel, y todas estas actividades acarrean el riesgo de liberación de gases.

Materiales peligrosos

En muchos casos, cuando los equipos de emergencias llegan al lugar donde hay materiales peligrosos, no saben si el área contiene químicos dañinos o mortales. Los monitores de cinco gases permiten que los primeros intervinientes supervisen continuamente la escena en busca de distintos peligros de gases. Los servicios de emergencias para materiales peligrosos podrían encontrar fugas de dióxido de carbono (CO2), gas de cloro (Cl2), sulfuro de hidrógeno (H2S), dióxido de azufre (SO2) y cualquier cantidad de sustancias potencialmente explosivas, según la llamada.

Si trabaja en una industria que podría beneficiarse de la supervisión de cinco gases, no se arriesgue a trabajar sin un detector de gases. Consulte nuestra tabla de peligros de gases y configuración de sensores o hable con uno de nuestros expertos para encontrar la configuración del sensor correcta para su aplicación.