Espacios confinados... Tenemos un problema de comunicación

Espacios confinados... Tenemos un problema de comunicación

Kyle Kruger | viernes, 26 de junio de 2020

Una cita de la película de 1967 “Cool Hand Luke” (La leyenda del indomable) resume perfectamente los problemas a los que nos enfrentamos con los espacios confinados: “Lo que tenemos aquí es un problema de comunicación. Hay personas a las que simplemente no podemos llegar”. Aproximadamente el 60  % de todas las muertes en espacios confinados son rescatadores[1], porque los hombres y las mujeres que se encuentran dentro del espacio no pueden comunicar los peligros presentes. Según un estudio del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), la mayoría (más del 55  %) de estas muertes se debe a peligros atmosféricos. Las personas mueren habitualmente porque no saben que la atmósfera a la que están a punto de entrar está llena de concentraciones mortales de gas. La mejor manera de eliminar las muertes relacionadas con la atmósfera en espacios confinados es a través del uso correcto de la detección de gases y el aprovechamiento de la tecnología para comunicar esos peligros a todos los posibles rescatistas. Debemos resolver los problemas de comunicación y entender cómo rescatar de manera adecuada a quienes están fuera de alcance. 

Evitar las sorpresas
en la detección de gases

Alerta en pantalla del Ventis Pro5

¿Necesita orientación? Este libro blanco cubre
la tecnología que simplifica la detección de gases.

Descargar el libro blanco

Problema n.º 1: Falta de comunicación sobre el peligro de los gases entre los pares en tiempo real: Históricamente, los dispositivos de detección de gases han sido muy buenos para alertar sobre los peligros a la persona que lleva el dispositivo. Sin embargo, no han sido eficaces a la hora de informar a otra persona del grupo de trabajo acerca de estos peligros. Dadas las estadísticas sobre las muertes en espacios confinados, ¿no deberían los rescatistas conocer esas condiciones atmosféricas antes de ingresar e intentar el rescate? ¿Y no debería el asistente conocer las lecturas de las personas adentro en tiempo real de todos modos? Con los avances en la comunicación inalámbrica en los dispositivos de detección de gases, debemos tener claro cuáles deberían ser los medios adecuados para comunicar esta información. Si bien los dispositivos que pueden comunicar las lecturas a una persona remota a través de Internet pueden proporcionar beneficios, no aportan absolutamente nada para las personas del grupo de trabajo inmediato que podrían caer en el posible 60  % mencionado de los rescatistas. La comunicación sobre la detección de gases entre pares, como LENS™ Wireless, es la mejor manera de permitir que las personas que están en peligro inmediato conozcan el peligro para que puedan tomar las mejores decisiones en tiempo real. Además, las tecnologías como LENS permiten la comunicación entre el personal y los monitores de área para que los usuarios puedan colocar fácilmente estos monitores en espacios confinados y comunicar la información sobre los gases sin que una persona deba estar inmersa en esa atmósfera en primer lugar. Se pueden realizar inversiones en comunicación simple para diseñar fácilmente estas redes ad hoc y brindar la información crítica a aquellos cuyas vidas dependen más de ella.

Problema n.º 2: No cumplir con la regla de 2 por 2: Antes de entrar en los espacios confinados, se debe probar la atmósfera antes del ingreso. En general, eso es sentido común y conocimiento aceptado. Sin embargo, la forma en que se debe hacer eso representa uno de los elementos que con mayor frecuencia es mal entendido cuando se trata del uso correcto del detector de gases. Para describir esta yuxtaposición, usaré un ejemplo común: si alguien estuviera pescando, ¿sería correcto que enrollara de inmediato su línea si ningún pez mordió el anzuelo, y que luego determinara que no hay peces en el lago? ¡No! ¿Y a qué se debe eso? Todos sabemos que la pesca es un proceso, requiere tiempo, habilidad y paciencia obtener lo que realmente se busca, ¿verdad? Entonces, explíqueme ¿por qué tanta gente piensa que es correcto meter una línea de tubería en un espacio, esperar unos segundos e inmediatamente después determinar que ese espacio es seguro? La regla de 2 por 2 se estableció para tener una pauta simple y clara para determinar si un espacio es seguro. Ella establece que toma 2 minutos de tiempo de muestreo MÁS 2 segundos por cada pie de tubería. Esa es la cantidad de tubería conectada, no el tamaño del espacio. Veamos un escenario común: si se toma una muestra de un espacio de 10 pies con 20 pies de tubería unida, ¿cuánto tiempo tomaría hacer la primera muestra? 2 minutos y 40 segundos, es decir, 2 minutos más 2 segundos por cada pie (20 pies de tubería). Recuerde que eso es por estrato. Deje de “enrollar” su tubo tan rápidamente. La evaluación adecuada requiere tiempo, habilidad y paciencia. Use este tiempo para prestar atención a todos los otros peligros que está a punto de enfrentar al ingresar a este espacio.

Supervisar continuamente un espacio confinado ayuda
a garantizar que las condiciones atmosféricas
no se vuelvan peligrosas sin saberlo.

Problema n.º 3: Bajar los monitores con cuerdas/sogas: Sé que esto podría ofender a aquellos que lo practican habitualmente, pero, ¡vamos, amigos! Estamos en el año 2018, ¿realmente piensan que unir una pieza clave de equipo de seguridad a una cuerda/soga es lo mejor que podemos hacer para evaluar la atmósfera? Por favor, dejen de hacerlo. El uso adecuado de un monitor con una bomba (ya sea integral o conectada) es, por lejos, la mejor manera de ver las lecturas en tiempo real y de tomar muestras del espacio con precisión. De lo contrario, no se podrán ver correctamente las lecturas de gases en tiempo real ni se podrá evitar que el monitor sufra daños innecesarios. Peor aún, se podría arriesgar una vida intentando rescatar un monitor que cayó en el espacio. Esperemos que cuenten con un monitor de respaldo en ese caso.

Problema n.º 4: Falta de supervisión continua: Solo por el hecho de que la atmósfera se haya determinado como segura antes de ingresar (suponiendo que utilizó la regla de 2 por 2) no significa que la atmósfera ahora sea estática y no cambie. A menudo, el trabajo que se realiza en espacios confinados cambia dinámicamente el entorno, afecta los componentes viejos e introduce nuevos. La única manera de determinar que la atmósfera es siempre segura es con la supervisión continua. Solo por colocar un soplador en el espacio para ventilar no significa que A). El aire que sople será limpio (en especial si está cerca de un extractor) o B). Que el flujo de aire sea adecuado y pueda mitigar los peligros.

Tómese un tiempo este mes para revisar su programa de espacios confinados y repasar el escenario de un incidente atmosférico. Póngase en los zapatos de la persona que está a punto de entrar en un ambiente mortal… ¿marcaron una casilla durante la capacitación? ¿O cuentan con los hábitos de ingreso adecuados? Ahora póngase en el lugar de sus compañeros de trabajo/amigos cuyas mentes estarían aceleradas por intentar salvarlos. ¿Tienen toda la información que necesitan sobre este entorno en tiempo real? No tenemos que aceptar que un problema de comunicación sea la norma para las muertes en espacios confinados. Podemos aprovechar la tecnología y las mejores prácticas para eliminar las muertes en el trabajo.

[1] https://www.cdc.gov/niosh/docs/94-103/pdfs/94-103.pdf?id=10.26616/NIOSHPUB94103

Este artículo fue incluido en la edición de noviembre de 2018 de la revista OH&S.