¿Todavía juega al misterio cuando se trata de su programa de detección de gases?

¿Todavía juega al misterio cuando se trata de su programa de detección de gases?

Josh Futrell | viernes, 26 de junio de 2020

Para muchas personas, el juego de mesa Clue, fue su primera incursión en el mundo de la investigación. Los jugadores deben avanzar por el tablero recogiendo datos sobre un asesinato reciente y eliminando posibilidades para arribar a una conclusión como: “La Sra. Peacock mató al coronel Mustard en el estudio con un candelabro”. Este juego para niños, un tanto siniestro, destaca la importancia de responder a las cinco preguntas principales cuando se produce un incidente:  ¿Quién? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? y ¿Por qué? (Afortunadamente, los jugadores de Clue nunca tienen que preguntar “por qué”, lo que es problemático desde el punto de vista moral).

Responder a estas preguntas sobre peligros relacionados con los gases es especialmente difícil debido a su naturaleza efímera y a la tecnología actual que se utiliza para detectar y recopilar datos sobre ellos. Muchos programas de detección de gases se basan en los informes autogenerados. Los trabajadores están capacitados para interrumpir sus tareas cuando se activa una alarma del detector de gases e informar el incidente a su supervisor. En la superficie, este método sencillo garantiza que toda la información necesaria se recopile de primera mano, y permite que los equipos lleguen al “por qué” casi de inmediato. Es como llegar a la respuesta correcta de Clue en el primer turno. Sin embargo, en la práctica, los informes manuales dan lugar a que los eventos de alarma no se informen en muchos casos. Los datos analizados de empresas que han pasado de la información manual únicamente a los sistemas automatizados, como las estaciones de acoplamiento, muestran hasta cinco veces más activaciones de alarmas en comparación con las informadas con métodos manuales.

Hay muchas razones para esta discrepancia. En primer lugar, los trabajadores han informado no haber notado las alarmas en sus detectores de gases. Otros omitieron informar un incidente porque creían que podrían tener problemas. Algunos se enfocaron en hacer su trabajo porque que les faltaba muy poco para terminar, ignoraron la alarma o incluso apagaron el monitor, y luego consideraron que los fines justificaban los medios cuando no sucedía nada malo. Hay muchas otras razones, tanto de comportamiento como culturales, que se interponen en el camino para que un programa de informes manual sea efectivo. Sin la automatización de su programa de detección de gases con estaciones de acoplamiento u otros medios de recopilación de datos, puede ganar el juego Clue, pero solo jugando el 20  % de las veces.

¿Cómo llegamos más rápido al “por qué”?

recolección de datos con estaciones de acoplamiento

Las estaciones de acoplamiento son una de las formas de recoger
datos de sus detectores de gases para comenzar
a comprender lo que sucede en el campo.

Estaciones de acoplamiento: no es inusual ver que los comportamientos y eventos no deseados se reducen drásticamente una vez que los datos se comienzan a recopilar y verificar en estaciones de acoplamiento de forma habitual. Por ejemplo, una planta de acero pasó de tener 90 alertas de “detectores de gas que se utilizaban sin pruebas funcionales” en su primer mes de informes a menos de cinco alertas por mes en promedio durante los siguientes dos años. Esto se debe a que los comportamientos no se pueden investigar si, en primer lugar, no se tiene visibilidad del programa de detección de gases. Y a pesar de que los detectores de gases portátiles son ideales para registrar información básica como “qué” y “cuándo” —el detector de gases con número de serie 1234 activó una alarma de altos niveles de H2S durante 5 minutos el viernes pasado a las 9:14 a. m.—, no siempre son apropiados para indicarle “quién” y “dónde”. Las estaciones de acoplamiento son un excelente primer paso para recoger algunas “pistas” para resolver el problema, pero deberá mejorar mucho más su programa si desea ver el panorama completo.

Uso de productos iAssign en tanques

Las etiquetas iAssign se pueden utilizar para asignar instrumentos a los
trabajadores y para registrar entradas y salidas de las ubicaciones.

Etiquetas NFC y RFID: las personas que mejor comprenden sus datos han aprovechado las últimas tecnologías de detección de gases. Para resolver “quién”, muchas personas asignan detectores de gases de manera permanente al personal y rastrean dicha información de forma manual, ya sea en hojas de cálculo o planillas, o mediante el software para detectores de gases. Algunos monitores incluso se pueden reasignar dinámicamente a los usuarios en el campo gracias a las etiquetas NFC o RFID, lo que permite agregar nombres de usuario a los datos del instrumento, aun cuando los instrumentos se toman de forma aleatoria de un grupo de equipos compartidos. Estos métodos pueden convertir información como: “El detector de gases número de serie 1234 activó una alarma de altos niveles de H2S durante 5 minutos el viernes pasado a las 9:14 a. m.” a “El detector de gases de John Smith activó una alarma de altos niveles de H2S durante 5 minutos el viernes pasado a las 9:14 a. m.”. Un paso más cerca de ganar el juego de misterio.

GPS y Wi-Fi: La pregunta “dónde” siempre ha sido más difícil de responder. Actualmente, la mayoría de las personas se basan en conversaciones de seguimiento. “John, ¿dónde estaba el viernes pasado a las 9:14 a. m.?”. A veces, para los trabajadores es difícil recordar dónde estaban, y mucho menos el contexto de la situación. Algunos detectores de gases portátiles pueden estar equipados con GPS, lo que puede proporcionar una ubicación bastante precisa. Sin embargo, es sabido que el GPS consume energía, y puede limitar el tiempo de ejecución de los instrumentos. Tampoco funciona bien en interiores o en entornos complejos e industriales. Otros detectores usan Wi-Fi y cálculos de triangulación complejos para determinar la ubicación, pero esto requiere una importante infraestructura para obtener resultados precisos. Otro desafío de usar ubicaciones basadas en GPS o Wi-Fi pueden ser los sindicatos de trabajadores, ya que sus miembros pueden tener opiniones encontradas sobre el seguimiento.

Balizas iAssign

Las balizas iAssign registran datos de ubicación automáticamente
para que los gerentes de seguridad puedan ver la ubicación de los trabajadores
cuando estuvieron expuestos a condiciones peligrosas.

Balizas con Bluetooth: algunos detectores de gases ofrecen un método menos preciso, pero en cierta medida más viable, para determinar la ubicación en forma de texto libre como “Tanque 1” o “Coquizador, esquina noreste”. Estas asignaciones sobre la ubicación se pueden ingresar manualmente en el software del instrumento, los trabajadores las pueden establecer dinámicamente a través de las etiquetas NFIC o RFID, o se pueden configurar automáticamente según la proximidad de un instrumento a las balizas con Bluetooth. Ahora podemos empezar a jugar Clue con muchas cartas sobre la mesa.  “El detector de gases de John Smith vio una alarma de altos niveles de H2S en el Tanque 1 durante 5 minutos el viernes pasado a las 9:14 a. m.”. Llegar al “por qué” es mucho más rápido.

Incluso con toda esta información, aún hay otras áreas en las que los fabricantes de equipos de detección de gases necesitan innovar para ayudar a los líderes en seguridad a llegar al “por qué” más rápido. Una es proporcionar más información contextual para ayudar a confirmar si ocurrió algo y si se debe jugar Clue en primer lugar. Cuando recibimos una alerta como: “El detector de gases de John Smith vio una alarma de altos niveles de H2S”, no necesariamente significa que John haya estado expuesto a un gas tóxico o que haya tenido un comportamiento arriesgado. Quizás estaba a salvo, y no es necesario tomar ninguna medida. Tal vez estaba usando un equipo de respiración autónoma y se desempeñaba de acuerdo con los estándares de la empresa y las prácticas recomendadas. Puede haber estado haciendo un muestreo remoto como parte de un ingreso a un espacio confinado. O bien, John podría haber estado realmente en peligro, lo que indica que se deberían implementar controles administrativos o de ingeniería. Por ahora, los líderes en seguridad son quienes deben investigar y recoger estas pistas manualmente. Sin embargo, en el futuro, los fabricantes de equipos podrían encontrar maneras de agregar más metadatos a los registros e informes de los instrumentos para filtrar los datos de comportamiento seguro e inseguro de forma automática.

Supervisión en vivo: una última forma en que la industria trabaja para llegar más rápido al “por qué” es mediante el envío de datos en tiempo real a los usuarios, lo que convierte “el viernes pasado a las 9:14 a. m.” en “ahora mismo”. Los detectores de gases portátiles inalámbricos existen desde hace más de una década. Últimamente, cada vez más fabricantes ofrecen soluciones inalámbricas, y la tecnología es cada vez más económica y fácil de implementar. Hoy en día, es muy posible que el personal de seguridad reciba una alerta en sus computadoras portátiles, teléfonos inteligentes, paneles de control, etc. que diga “El detector de gases de John Smith indica una alarma de altos niveles de H2S en el Tanque 1” y actúe de inmediato para investigar y eliminar riesgos innecesarios.

Es como empezar a jugar Clue sabiendo las respuestas. O, mejor dicho, ser un experto en el juego y pasar a la compleja y gratificante tarea de preguntar “por qué” y “¿cómo podemos garantizar la seguridad de las personas?”.